Cancer de Prostata, descripcion general

El cáncer de próstata se origina cuando las células de la próstata comienzan a crecer fuera de control. La próstata es una glándula que sólo tienen los hombres. Esta glándula produce parte del líquido que conforma el semen.

La próstata está debajo de la vejiga (el órgano hueco donde se almacena la orina) y delante del recto (la última parte de los intestinos). Justo detrás de la próstata se encuentran las glándulas llamadas vesículas seminales, las cuales producen la mayor parte del líquido del semen. La uretra, que es el conducto que transporta la orina y el semen fuera del cuerpo a través del pene, pasa por el centro de la próstata.

Es uno de los tipos más frecuentes de cáncer en los hombres. Por lo general, crece lentamente y se limita inicialmente a la glándula prostática, donde puede no causar daños graves. Sin embargo, mientras que algunos tipos de Cáncer de próstata crecen lentamente y pueden necesitar tratamiento mínimo o incluso ningún tratamiento, otros tipos son agresivos y se pueden diseminar rápidamente.

Síntomas

El Cáncer de próstata puede no provocar signos ni síntomas en sus primeros estadios.

Cuando está más avanzado puede provocar signos y síntomas, como:

  • Problemas para orinar
  • Disminución en la fuerza del flujo de la orina
  • Presencia de sangre en el semen
  • Molestia en la zona pélvica
  • Dolor en los huesos
  • Disfunción eréctil

Causas

Sobre la base de las observaciones epidemiológicas se han sugerido cuatro causas principales del cáncer prostático:

 Factores genéticos

Aunque existen indicios que involucran a los factores genéticos en la causa del cáncer prostático, es difícil separar estos factores de los factores ambientales. Estudios genéticos han mostrado que existe un gen específico del cromosoma 1 o gen HPC-1 que aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de próstata.

Factores hormonales

Varios estudios han sugerido que los factores hormonales pueden tener importancia en el desarrollo del cáncer de próstata. Estos incluyen:

  • La dependencia de las hormonas andrógenas (masculinas) de la mayoría de los cánceres de próstata.
  • El hecho de que el cáncer prostático no aparece en los eunucos.
  • El hecho de que el cáncer prostático puede ser inducido en ratas mediante la administración crónica de estrógenos y andrógenos (hormonas femeninas y masculinas).
  • La frecuente asociación de cáncer prostático con áreas de atrofia prostática esclerótica.

Factores ambientales

Quienes emigran de regiones de baja incidencia a regiones de alta incidencia mantienen una baja incidencia de cáncer prostático durante una generación y luego adoptan una incidencia intermedia. También se han identificado varios factores ambientales que podrían ser promotores del cáncer de próstata:

  • Dieta alta en grasas animales.
  • La exposición al humo del tubo de escape de los automóviles.
  • La polución del aire, cadmio, fertilizantes y sustancias químicas en las industrias de la goma, imprenta, pintura y naval.

Tipos

El cáncer de próstata se presenta en el 95 por ciento de los casos en el tejido glandular, lo que se denomina adenocarcinomas. El cinco por ciento restante es el cáncer neuroendocrino, que se origina en las células pequeñas de la próstata.

Este tumor maligno puede crecer de tres maneras:

  • Crecimiento local: se produce por crecimiento tumoral e invasión de la cápsula prostática. Después el tumor puede romperla y crecer invadiendo los tejidos y órganos periprostáticos. La invasión de la vejiga o el recto es tardía en el tiempo.
  • Diseminación linfática: existe una clara relación entre el tamaño del tumor primitivo y la probabilidad de afectación ganglionar.
  • Diseminación hematógena: esta diseminación se realiza a través de los vasos sanguíneos, preferentemente hacia el hueso.

Tratamientos

El tratamiento de la próstata depende básicamente del estado evolutivo de la enfermedad. Datos como el grado, la etapa del cáncer o la edad y el estado de salud del paciente son muy importantes para decidir el tratamiento a seguir. Actualmente hay cuatro formas de proceder para reducir y/o extraer el cáncer de próstata:

Cirugía

Procedimiento que consiste en la extracción de la glándula prostática entera y los tejidos ubicados a su alrededor. Algunas veces se extraen también los ganglios linfáticos del área pélvica (parte inferior del abdomen, localizada entre los huesos de la cadera). Este tipo de intervención, conocida con el nombre de prostatectomía radical, se puede llevar a cabo mediante dos tipos de procedimientos:

  • Prostatectomía retropúbica: La extracción se efectúa a través de una incisión en el abdomen.
  • Prostatectomía perineal: La intervención se lleva a cabo mediante una incisión en el área comprendida entre el escroto y el ano.

Radioterapia

Este tratamiento se puede combinar con el de la cirugía, ya sea para preparar la zona afectada para la extracción del tejido afectado o para intentar limpiar la zona después de la intervención quirúrgica. En este caso, se puede proceder de dos formas diferentes:

  • Tratamiento interno (mediante la inserción cerca del tumor de un pequeño contenedor de material radiactivo). Se trata de un implante que puede ser temporal o permanente, y que al ser extraído no deja ningún tipo de rastro radiactivo dentro del cuerpo.
  • Tratamiento externo (aplicación de las radiaciones a través de máquinas externas). Este procedimiento, que tiene una duración de 6 semanas (5 días a la semana), consiste en la orientación de las radiaciones hacia el área pélvica.

Terapia hormonal

La evolución del tumor está vinculada a la acción de la testosterona, una hormona sexual masculina. El tratamiento hormonal tiene como objetivo reducir los niveles de testosterona en el organismo o bien bloquear los efectos de esta hormona sobre la próstata.

Seguimiento y revisiones

Después de someterse a tratamiento, el especialista va a controlar el resultado de éste mediante revisiones y pruebas que valoran su eficacia. Dicho seguimiento tendrá pequeñas variaciones según la terapia realizada en cada caso. Para la observación y vigilancia del cáncer deben llevarse a cabo determinaciones del PSA periódicamente y biopsias en algunos pacientes. En caso de aparecer síntomas, signos de progresión o avance del cáncer puede reconsiderarse esta actitud y aplicar el tratamiento más adecuado de acuerdo con las características de la enfermedad.

En los enfermos sometidos a tratamientos locales (cirugía o radioterapia) como tratamiento definitivo, el descenso del PSA en la sangre indicará la buena respuesta a éste. Las revisiones periódicas (suelen ser cada seis meses) se llevan a cabo en estos casos con análisis del PSA y tacto rectal.

Cuando el tratamiento empleado es el bloqueo de andrógenos (hormonal) se pueden realizar las visitas cada tres o seis meses, según el estado del paciente, ya que muchos son enfermos en estadios avanzados. Se determinará el valor de PSA, cuyo descenso muestra una buena respuesta.

La Asociación Española Contra el Cáncer recuerda la importancia de referir al médico, tanto en las revisiones como en cualquier otro momento, no solo cambios relacionados con los tratamientos, sino cualquier otro síntoma como pérdida de apetito o peso, aparición de dolor y cansancio. Será el médico el que valorará la necesidad de más pruebas.

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/prostate-cancer/symptoms-causes/syc-20353087

Tambien te podria interesar:

Impotencia Sexual

Subscribete a buestra lista de correos

Subscribete a buestra lista de correos

Disfruta de nuestros asrticulos periodicos y manten te informado

Te has subscrito. Felicidades

Share This