Hiperplasia benigna de próstata

también llamada «agrandamiento de la glándula prostática», es una afección frecuente a medida que los hombres envejecen. El agrandamiento de la glándula prostática puede provocar síntomas urinarios molestos, como el bloqueo del flujo de orina de la vejiga. También puede provocar problemas de vejiga, vías urinarias o riñón.  No es un cáncer y no aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

Existen varios tratamientos eficaces para el agrandamiento de la glándula prostática, entre ellos, medicamentos, terapias mínimamente invasivas y cirugía.

Causas de la Hiperplasia.

No se conoce la causa real del agrandamiento de la próstata. Los factores ligados al envejecimiento y a los cambios en las células de los testículos pueden intervenir en el crecimiento de la glándula, al igual que los niveles de testosterona. Los hombres a quienes se les extirpan los testículos a edad temprana (por ejemplo, como resultado de un cáncer testicular) no presentan HPB.

De modo similar, si los testículos se extirpan después de que el hombre presente HPB, la próstata comienza a disminuir de tamaño.

Algunos datos acerca del agrandamiento de la próstata son:

  • La probabilidad de presentar agrandamiento de la próstata aumenta con la edad.
  • La HPB es tan común que se ha dicho que todos los hombres tendrán agrandamiento de próstata si viven lo suficiente.
  • Un pequeño grado de agrandamiento de la próstata está presente en muchos hombres mayores de 40 años. Más del 90% de los hombres mayores de 80 años tiene esta afección.
  • No se han identificado factores de riesgo, además de tener testículos que funcionan normalmente.

Síntomas

Menos de la mitad de los hombres con HPB tienen síntomas de la enfermedad. Los síntomas pueden incluir:

  • Goteo al final de la micción
  • Incapacidad para orinar (retención urinaria)
  • Vaciado incompleto de la vejiga
  • Incontinencia o pérdida de pequeñas cantidades de orina antes de ir al baño
  • Ir al baño mas de dos veces por la noche
  • Dolor al orinar u Orinas con sangre (pueden ser indicios de una infección)
  • Dificultad o tardanza para empezar a orinar
  • Hacer fuerza al orinar
  • Urgencia Urinaria
  • Chorro de orina débil o en spray

Pruebas y exámenes

  • Tasa del flujo urinario
  • Examen de orina residual posterior al vaciado para ver cuánta orina queda en la vejiga después de la micción
  • Estudios del flujo de presión para medir la presión en la vejiga mientras se orina
  • Examen General de Orina:  para verificar la presencia de sangre o de infección
  • Urocultivo para buscar infección o determinar la bacteria causante de la infección
  • Un examen de sangre de antígeno prostático específico ( PSA) para detectar cáncer de próstata
  • En casos de descartar la Hiperplasia o Cáncer se realiza este procedimiento.
  • Nitrógeno ureico en sangre (BUN, por sus siglas en inglés) y exámenes de creatinina

Tratamientos.

CIRUGÍA

La cirugía de próstata se puede recomendar si usted tiene:

  • Incontinencia o sea pérdida de orina, orinarse en pequeñas cantidades en su ropa interior.
  • Sangre en la orina de manera recurrente
  • Incapacidad para llenar por completo la vejiga (retención urinaria)
  • Infecciones Urinarias  recurrentes
  • Disminución de la actividad renal
  • Presencia de Cálculos renales
  • Síntomas molestos que no responden a medicamentos

La elección de un tipo de procedimiento quirúrgico casi siempre se basa en la gravedad de los síntomas y en el tamaño y forma de la glándula prostática. La mayoría de los hombres que se someten a una cirugía de próstata muestran mejorías en las tasas de flujo urinario y los síntomas

Resección Transuretral de la Próstata (RTUP): este es el tratamiento quirúrgico más común y el más probado para la HPB. La RTUP se realiza insertando un endoscopio a través del pene y se extirpa la próstata parte por parte, haciéndolo desde el interior.

Prostatectomía Simple:  es un procedimiento para extraer la parte interior de la glándula prostática. Se lleva a cabo a través de una incisión en el abdomen. Este tratamiento casi siempre se hace en hombres que tienen glándulas prostáticas muy grandes.

Otros procedimientos menos invasivos usan calor o un láser para destruir el tejido prostático.

Acérquese a  Clínica de Urología UROZ para que el doctor le diga cuál es el tratamiento mas adecuado para su padecimiento.

Se recomienda  a hombres mayores de 40 años visitar a su urólogo  una vez al año, como medida preventiva.

 

Subscribete a buestra lista de correos

Subscribete a buestra lista de correos

Disfruta de nuestros asrticulos periodicos y manten te informado

Te has subscrito. Felicidades

Share This